Procesos legales y jurídicos que se necesitan realizar al momento de hacer la transición

Ponencia realizada por Carlos Adrián Chablé Miranda en el marco de la “Jornada Igualitaria de Salud”
Comisión de Derechos Humanos
Jueves 25 de octubre de 2018

La presente ponencia tiene como principal objetivo dar a conocer los procesos legales y jurídicos que una persona transexual y/o transgénero tiene que realizar como parte de su transición. Es importante recalcar que no deberíamos estar obligados a realizar los trámites si no lo deseamos, sin embargo, ante una sociedad que no está acostumbrada a ver a una persona con expresión de género y caracteres físicos secundarios contrarios al nombre o documentación, nosotros nos vemos obligados a realizar este tipo de trámites. Aunado a lo anterior, es importante tener en consideración que, la Ley de Identidad de Género sólo fue aprobada localmente en la Ciudad de México, Michoacán y Nayarit y por lo tanto, sólo aplica para estos estados, no obstante, en el ámbito nacional falta aún mucho por hacer para garantizarnos nuestros derechos a ser reconocidos y reconocidas ante el Estado mexicano.

Si bien en la Ciudad de México tenemos la posibilidad de cambiar, oficialmente, nuestra identidad de género desde el año 2008, lo cierto es que ello implicaba que un proceso judicial caro y lento. Sin embargo, en 2015, la Asamblea legislativa del entonces Distrito Federal modificó el código civil para que este procedimiento fuese más accesible y menos costoso. Seguido de la Ciudad de México, el estado de Michoacán modificó su código civil en favor de una Ley de identidad de género a principios de julio de 2017 y en Nayarit, sucede lo mismo el 20 de julio de ese año.

La Ley de Identidad de Género, en estos tres estados, reconoce a nuestra comunidad diversos derechos y obligaciones. Por ejemplo, establece que tenemos derecho al principal documento de identidad y registro nacional, esto es, a un acta de nacimiento donde se nos reconoce como hombres o mujeres sin que en ella se especifique “hombre trans” o “mujer trans”. Los requisitos para realizar el cambio de nombre e identidad son: 1) formato expedido por el registro civil; 2) copia certificada del acta de nacimiento primigenia expedida del libro con hora de nacimiento; 3) credencial para votar INE/IFE con una copia; 4) comprobante de domicilio.

El trámite es sencillo: en primera instancia, se solicita el formato expedido por el registro civil en la página oficial de del registro de la Ciudad de México; Posteriormente, se pide una cita para acudir a realizar el trámite en el registro donde la persona fue registrada al nacer; con el formato obtenido de Internet, ya llenado, y los documentos requeridos, la persona debe asistir a su cita, donde se le pedirá que llene otro formato muy parecido al de Internet que previamente se completó, se firman algunos papeles y, finalmente se le entregará un acta, la cual, aún no es la oficial.

Al cabo de diez días hábiles, la persona puede recoger en el registro civil su acta oficial, después de hacer el pago de $62 pesos en la caja. Posteriormente, el registro civil tiene que notificar a las distintas dependencias del gobierno que nosotros hemos realizado nuestro cambio de nombre e identidad de género. Es importante mencionar que ningún funcionario público debe cobrarnos por este procedimiento, así como tampoco por el envío de información a las distintas dependencias.

El segundo documento oficial al que tenemos derecho a corregir es nuestra Clave Única de Registro de Población (Curp).Para realizar este trámite en la Ciudad de México es necesario contar ya con la nueva acta y presentarla en original así como la credencial para votar con copia. Este trámite también es gratuito y no es necesario solicitar una cita, sólo es necesario acudir a la Dirección General del Registro Nacional de Población ―que se encuentra en la delegación Cuauhtémoc― en donde solicitaremos la corrección de nuestros datos. Ahí mismo deben proporcionarnos un documento donde se avale la corrección de la Clave y ellos deben corregir los datos en el sistema.

El tercer documento es nuestra identificación oficial para votar del Instituto Nacional Electoral (INE). Para ello debimos ya haber realizado el cambio de acta y Curp pues ambos son requisitos para tramitar la credencial. Para realizar el cambio de nuestra credencial para votar es necesario presentar 1) nuestra credencial vigente para votar; 2) algún documento que acredite nuestra nacionalidad, en este caso la nueva acta de nacimiento; una identificación con fotografía, puede ser la misma INE; 3) Comprobante de domicilio que no exceda su expedición más de tres meses, puede ser de luz, agua, teléfono. No es necesario contar con cita pero el trámite es más rápido sí uno pide cita para el trámite.

Este fue uno de mis trámites favoritos, realice mi cita vía internet y me presenté en el módulo INE que me correspondía con mis documentos. Me pidieron entregarlos y al poco tiempo me llamaron para corroborar los datos así como para mencionar que tramite realizaría. Hicieron mi corrección de nombre, género y CURP, procedieron a tomar mi nueva foto y me la entregaron después de dos semanas. Fue un trámite tan sencillo como cuando uno va y pide su INE por primera vez.

El cuarto documento y mi primer dolor de cabeza fue el cambio de Registro Federal de Contribuyentes o también llamado RFC. El procedimiento es relativamente fácil, uno pide vía internet una cita al SAT para correcciones de RFC por cambio de identidad de género. Se acude con la nueva acta de nacimiento, Curp e identificación. En las oficinas del SAT debes solicitar que den de baja tu anterior RFC que está asociado a tu Curp y con los documentos ya mencionados tramitan tu nueva clave RFC, después de cinco días hábiles deben darte resolución. Sin embargo, sí la RENAPO no ha dado de baja en el sistema tu Curp anterior, cosa que me parece es muy común, no es posible hacer el cambio y tienes que regresar a las oficinas de la RENAPO a notificar que no dieron de baja tu Curp anterior ni dieron de alta tu nuevo Curp. Otro problema es que si en apariencia tu trámite fue un éxito, en realidad en el SAT se les “podría olvidar” dar de baja tu anterior RFC. Este tipo de trámites que son muy importantes pueden volverse muy tediosos.

Con tu RFC corregido te deben entregar un documento donde se notifica el anterior RFC y el nuevo que están asociados a ti, así como el que es vigente, es como un tipo historial de tus datos.

Legalmente puedes vivir con tan solo estos documentos pues son los de uso común y los más importantes para casi cualquier trámite que se necesite, empero, sí uno es aún estudiante, a veces es requerido presentar la credencial de la escuela o algún certificado por lo que nuestra transición burocrática no siempre termina con los cuatro documentos básicos de identificación.

En mi caso aún no he realizado los cambios y correcciones de mi educación básica, por lo que procederé a hablarles únicamente de la corrección de datos en educación media y superior en la UNAM.

Actualmente soy estudiante de la Facultad de Economía en Ciudad Universitaria, en un principio me acerque al entonces Secretario Académico de mi correspondiente Facultad. Él no tenía idea y junto con la actual abogada de la Facultad se pusieron a investigar, por mi parte, busqué a otros chicos que ya hubiesen realizado este trámite, una vez en contacto con un compañero, él me explicó el siguiente procedimiento, el cuál realice.

En primer lugar se tiene que ir al Departamento General de Administración Escolar (DGAE) que se encuentra a un lado del hospital para mascotas de la UNAM por metro Universidad, en el edificio del DGAE se entra al segundo piso a la izquierda y al fondo se encuentra el Departamento de Dictámenes donde se menciona que se realizará cambio de datos por reasignación de sexo genérica. Los documentos que solicitan para realizar este cambio son:1) Acta de nacimiento original, la nueva; 2) CURP; y 3) una fotografía reciente tamaño infantil; posteriormente se pedirá llenar un breve formulario donde se pone la Facultad de la que provenimos, nombre y nuestro número de cuenta de la UNAM.

La resolución nos la deben de dar cinco días hábiles posteriores a la solicitud de cambio, se puede regresar por nuestro acuse de que se realizó el trámite con éxito, este paso no es necesario debido a que ellos lo mandan de forma directa a nuestra Facultad de procedencia. Una vez hecho el trámite se puede de igual forma acceder al sistema SIAE para revisar que el cambio se haya realizado.

En este proceso y en mi experiencia, tuve que esperar casi todo un semestre para que me realizaran mi cambio de datos en el sistema SIAE, en las listas y en mi credencial de estudiante; el trámite lo realice aproximadamente en marzo del año 2017, pasaron los meses y no realizaban ningún cambio, me presenté nuevamente aproximadamente a mediados de Mayo del mismo año en el Departamento de Dictámenes donde hablé con el Secretario encargado y reviso el papeleo y los trámites, me pidió esperar, a los quince minutos me volvió a llamar, me comentó que mi solicitud había sido aprobada en tiempo y forma pero que “alguien” había dejado mi carpeta y no la había pasado por lo que prácticamente fue dejada ahí donde otros documentos se acumularon encima del mío, me pidió una disculpa y me comentó que el mismo se encargaría que siguiese el curso del trámite.

Tres días posteriores revisé el sistema SIAE y mi foto y nombre habían sido corregidos, posteriormente en las listas finales del semestre en curso mis datos también habían sido corregidos. Para finales de Junio me entregaron mi credencial nueva en las ventanillas de mi Facultad y con ello había dado por finalizado mi cambio de papeles y corrección de información en Ciudad Universitaria.

Con la presente reflexión, quiero recalcar que el proceso de nuestra transición administrativa, es decir, de los distintos trámites para el cambio de nuestros datos en los distintos documentos que nos acreditan como mexicanos, estudiantes, etc. no siempre depende de nosotros, la actual burocracia que se encuentra en medio del discurso en favor de la Ley de identidad de género puede ser permeada por el discurso interno del prejuicio o por el descuido que los administrativos suelen tener por lo que vuelven más lento y pesado el proceso; otro factor que nos afecta es la falta de información, causa que inspiró este trabajo, esta deficiencia lleva a que otras veces funcionarios públicos nos cobren por procesos que son completamente gratuitos.

Agradezco al “Grupo de práctica regional 1709 y población transgénero” y principalmente a Ieshua y Areli por la invitación a participar en ésta mesa, agradezco a mis compañeros y compañeras de mesa y a los asistentes presentes.

Finalmente agradezco a la audiencia y a todas, todos y todes las personas trans que han estado antes que yo en este camino de transición y lucha, las cuales han peleado por nuestros derechos y que sin ellos, ellas y elles nosotros no podríamos gozar de estos pequeños pero importantes avances en materia de igualdad. Hago un llamado al cese de violencia, tanto cibernética por medio de “memes” como física que diario sufrimos por no estar en la “norma”.

Gracias.